¿Nos damos un paseo por las calas de Ibiza?

Si este año estás decidido a pasar unas vacaciones inolvidables,  en Charter en Ibiza tenemos la respuesta para ello: visitar la isla balear de Ibiza.

Ibiza se caracteriza por su diversidad en el entorno natural. La mayor parte de la costa ibicenca está formada por playas de ensueño, pero hay también una parte rocosa muy importante, que no por ello menos bella.  Sus calas, son precisamente, lo que confiere a la isla ese aire paradisiaco.

Para introducirse de pleno en la isla, además de visitar sus maravillosas playas, comer en sus increíbles restaurantes y como no, dejarse envolver por la noche Ibicenca,  Charter en Ibiza os aconseja que tenéis que perderos en alguna de las bellísimas calas que se encuentran en la isla. Para empezar, no os podéis perder Cala Salada y Cala Saladeta, que son dos calas diferentes pero desde una se accede a la otra. La primera de ellas, de más fácil acceso, está más concurrida que la segunda, a la que se accede por un paso rocoso. Ambas son paradisiacas, aguas turquesas, arenas claras y el verde que las rodea…

En Charter en Ibiza también somos seguidores de Cala Xarraca, en esta  playa se puede coger barro (arcilla) que mojado con el agua de mar hará una mezcla suave y fácil de extender. Es ideal dejarla en la piel durante al menos 15 minutos para que se seque bien y después darse un baño de agua de mar para aclararse.

En medio de esta playa hay una roca (un islote), para los más intrépidos, donde os podéis subir para lanzaros al agua desde la parte más alta. Esta playa es ideal para practicar snorkel (buceo de superficie) con unas gafas de bucear y unas zapatillas de agua que nos permita subirnos a las rocas. Sumergirse en estas aguas es increíble, ya que alberga a  un gran número de especies marinas: rodaballos, sargos, y multitud de peces de diferentes tamaños y colores.
Otra sugerencia, un tanto diferente, es visitar una cala que lejos de ser la típica de arena blanca y suave, tiene un fondo rocoso que dificulta el baño al inicio, pero que con el calzado adecuado no tendrás problema.  Eso sí, por ser una playa rocosa, no está frecuentada por familias con niños, lo que nos asegura una placentera tranquilidad. Esta cala se llama Cala Molí y se encuentra en una pequeña playa muy tranquila. Además, si os gusta saltar al agua desde las rocas, es un sitio ideal para hacerlo. Aquí encontrarás además, un bar restaurante con piscina propia de uso exclusivo para sus clientes. La cala está en estado naturaly no hay hamacas.
Desde Chárter en Ibiza esperamos que tu viaje a Ibiza esté lleno de experiencias inolvidables, animándote a que visites alguna de estas calas y, como no, si te apetece llegar a ella en tu propio barco y poder surcar las aguas de la isla a tu aire. En nuestro servicio de alquiler de barcos os brindaremos la mayor variedad de barcos adaptados a tu bolsillo, así como el mejor servicio.

image