Lo más cerca que puedes estar del paraíso es Formentera (parte 2)

En  Charter en Ibiza seguimos hablando sobre las mejores playas y calas  que podemos encontrar en Formentera:

  • Cala des Mort: es una pequeña joya de aguas cristalinas y arena blanca, muy cercana a un hotel-urbanización, de fácil acceso, con lo que ello tiene de cómodo y de tentador para muchas personas. Está a unos diez kilómetros de Sant Francesc Xavier, entre Platja des Migjorn y Es Ram. Los grandes espacios libres son aquí un sueño impensable, salvo a primera hora de la mañana o a última de la tarde.
  • Es Ram es una versión tan bella como Cala des Mort, pero más desconocida, quizá porque el acceso es más difícil.
  • Punta Prima: al noreste de Formentera, está a pocos kilómetros de Es Pujols. La zona de baño está situada debajo de un acantilado, aunque hay una escalera que permite bajar hasta el mar. Cerca está la famosa playa de Ses Illetes. En este acantilado no hay arena, pero las rocas son excelentes para practicar una agradable zambullida en un mar azul cristalino. En la zona de Punta Prima hay muchos hoteles y casas de alquiler.
  • Cala saona: una playa que parece una cala, o viceversa, situada en el litoral de poniente. El arenal es grande, 140 metros de longitud por 120 de ancho, en un precioso entorno sobre todo a la hora de la puesta del sol.
  • Ses canyes: a dos kilómetros de Sant Ferran de Ses Roques, en la costa norte de Formentera, entre Cala en Baster y Playa de Tramuntana,. Es un arenal de unos 85 metros de largo en el que no es rara la práctica del nudismo. Aguas tranquilas y no demasiada ocupación. Es un entrante de mar en forma de U, envuelto por acantilados, en una zona más o menos aislada pero de fácil acceso.
  • Es Caló o Ses Platgetes: es una pequeña playa, de unos cincuenta metros, que entraría en el capítulo de las menos conocidas y, por tanto, no demasiado concurrida. Arena blanca y oleaje moderado, aunque hay rocas en algunas zonas, que pueden provocar alguna incomodidad. En el entorno, hay cobertizos de pescadores, un pinar y -lo mejor de todo- restaurantes donde comer pescado fresco.
  •  Es Pujols: una gran playa en el sentido tradicional: en zona urbana, con todos los servicios, animación a cualquier hora, deportes náuticos, zonas de compras… Una opción tranquila, sin sorpresas, y cómoda para disfrutar con toda la familia. De día, encontraremos una amplia variedad de restaurantes, y el tentador color turquesa de las aguas de Formentera.

En definitiva, Formentera surge como un destino idóneo para quien busque una temporada de descanso rodeado de naturaleza. Es una isla que conserva su belleza original intacta, de la cual se ha sabido mantener su apariencia única y ello ha favorecido a que, hoy en día, podamos sentir que nos encontramos en pleno Caribe sin siquiera haber salido de España.